Publicado el

El arte de la composición

Colaborador de la revista Jaque (tristemente desaparecida), jugador, aventurero del tablero y, sobre todo, «problemista» sin solución, René Mayer (París, 1947) es autor de problemas imposibles de encontrar en partidas de torneo, pero que despiertan la curiosidad y el interés de los jugadores por plantear posiciones extravagantes o caóticas.
Si quieren jugar a Sherlock Holmes con René Mayer, les recomiendo sus libros «Problemas para gente sin problemas» (2003) y «222 problemas con solución para ajedrecistas sin solución» (2008), ambos editados por La Casa de Ajedrez.
A modo de ejemplo ilustrativo de que la composición es todo un arte en el ajedrez, traemos aquí el problema que abre el primer libro de los arriba indicados. Mayer lo tituló «Anciano acompañando a sus nietos al colegio». Su propuesta es un mate en 3 basado en la subcoronación, pero en la que no vale cualquiera.
PROBLEMA_002_prueba

Publicado el

Aprende a pensar a través del ajedrez

Nos apasiona el ajedrez. A través de este juego, está absolutamente demostrado que se aprende a pensar y a tomar decisiones. Y estamos faltos de ello. Numerosos estudios demuestran que este milenario juego desarrolla la inteligencia. El periodista especializado en ajedrez, Leontxo García, ha cuantificado en 24 sus virtudes y, entre ellas, cita la autoestima.
No es extraño, por tanto, que el Parlamento europeo haya acordado que el ajedrez debe ser introducido en los colegios de los estados miembro. En nuestro país, hay en torno a mil centros que ofrecen su aprendizaje y estamos a la vanguardia en cuanto a los beneficios sociales, educativos y terapéuticos del ajedrez, aunque ello no se corresponde con la inadecuada implantación que este juego tiene en las aulas.
Para poner nuestro granito de area, la Escuela de Ajedrez de Getafe divulga y promociona el ajedrez en nuestro ámbito de actuación. Y ahora, desde estas páginas, enseñaremos a jugar a quienes quieran acercarse a este bello mundo.
No hace falta ser un Gran Maestro (los llamados «GM») para gozar del ajedrez. Se puede ser un aficionado y saborear lo bien que sienta afrontar un problema y darle solución. Aprender a ser un estratega, conocer las artes de la táctica, la pura matemática de los finales, la psicología del juego medio y saber afrontar los primeros movimientos…
Practica ajedrez y disfruta. Perfeccionarás tu pensamiento.