Publicado el

Crónica del campeonato de España Sub 10 – 2019 de Peones y Torres

Es habitual pensar que los hijos cuando son pequeños van donde lo hacen sus padres, toda regla viene confirmada por su excepción. El caso que nos ocupa, padres  y hermanos  fueron los que acompañaron a  los benjamines de la familia.

Llegamos la última semana de junio a  Salobreña  donde se disputaba el Campeonato de España con dos chavales del club ajedrez Getafe, Jaime y Samuel  portadores de ganas e  ilusión por competir y medirse con los mejores jugadores sub10  de España y por disfrutar de una semana que combina  familia, amigos y buen ambiente.

El hotel  donde se concentraban la mayoría de los jugadores está situado en un saliente  de la rocosa costa granadina lo que le permite tener unas vistas privilegiadas donde descansan el cuerpo y la mente de los adultos que allí se alojan y una piscina con animación que hacían las delicias de los jóvenes ajedrecistas  que tomaban como suyas estas dependencias a partir de las 12:00  según   terminaban las primeras partidas  de la mañana a un ritmo de 90 min más 30 s.

Muy lejos nos han llevado Samuel y Jaime desde que al primero con  5 años  recién cumplidos Jesús Soto le mostró como se movía el peón y la torre  en la actividad extraescolar del  colegio Seseña  y Benavente y  Jaime cuando no parecía tener  edad de aprender estas cosas se colaba en las clases de Juan Carlos Ballesteros en el Centro Cívico de Juan de la Cierva aprovechando que estaba su hermano por ahí.

Toda esta aventura ha sido acompañada, animada y apoyada por Noel y Juan Carlos que tan generosamente entregan e invierten su tiempo y dinero en estos eventos.  A ellos tuvimos que “acoger”como familiares para poder  alojarse con nosotros en el hotel pues toda persona que no sea parte de la organización del campeonato tiene que tener alguna vinculación con los jugadores  ¿No se hace realidad en este caso el “gens una sumus”?

Ellos dormían en la habitación de al lado donde a las 8:30 de la mañana unos nudillos golpeaban una puerta que se abría y se oía la voz  de Juan Carlos que decía: “¡Adelante Samuel! ¿Qué tal? ¿Cómo estás? ¿Todo bien?” Y al punto se cerraba. Allí, junto a Noel daban ánimos, consejos y estrategias sobre lo que sabían del rival con el que se enfrentaba en cada ronda. A continuación, le tocaba el turno a Jaime “¿Qué apertura tienes pensada hacer?” le preguntaban  y tras un intercambio de pareceres, le orientaban en un sentido o en otro.

Terminado nuestro desayuno procesionábamos hacia un edificio que estaba en frente del hotel en el que el bullicio era notorio, ciento cuarenta y tres jugadores, cada uno con su séquito, puntuales a la cita de las 10:00 de la mañana para empezar una nueva ronda. Mezcla de sueño y nervios se daban en la sala de juego hasta que el árbitro principal nos invitaba a desalojarla, dentro quedaban los delegados autonómicos, los árbitros y los jugadores para empezar una partida que en algunos casos se prolongó más allá de las 13:30. A partir de ese momento tomaba protagonismo la aplicación chess24 donde pudimos ver el desarrollo de algunas de ellas.

En la película del director Steven Zaillian “Buscando a Bobby Fisher” (1993), se ve como los responsables de la organización de un  torneo en el que participaba el protagonista, encerraban a los padres en una especie de mazmorra para que no interfirieran en el desarrollo del juego y uno de los participantes bajaba e informaba con cuentagotas de cómo iban las partidas, sus progenitores estaban al borde del infarto por la poca información que les suministraban y la ansiedad que les generaba el no poder estar viéndolo in situ.

Esta situación se acabó en los torneos de cierta entidad. En la pantalla del teléfono móvil se mostraba en directo  lo que en el tablero ocurría, para más inri un comentarista  impersonal en forma de barra que oscilaba del blanco al negro en función de cada movimiento (el dichoso módulo) hacía ver a los que no somos capaces de observar los detalles de la disposición de las piezas en el tablero, el potencial  que tenía un jugador para ganar o perder una partida. Cada uno de los padres o madres lo vivíamos a nuestra manera había quien prefería no verlo ni siquiera que le dijeran como iba su hijo (ya se encargaba ella de mirarlo a escondidas)  y otros permanecíamos atentos al siguiente movimiento a ver si la barrita se teñía de blanco o de negro.

Nuestros jugadores tienen momentos para no olvidar en lo bueno y en lo malo de esta pasión en el que están envueltas las  piezas del título de esta crónica.

La torre, pieza que suele despertar de su letargo a partir de la segunda mitad de la contienda  no tuvo un buen protagonismo en una partida rápida de Samuel a un ritmo de 10 m más 3s.

En ésta, el rival tenía su rey acorralado, Samuel lo amenazó con una torre que no estaba defendida por su compañera en el tablero, pero sí en la cabeza de nuestro ajedrecista, en ese momento el rival pasó de estar repantingado en la silla resignado a su suerte a incorporarse con cara de sorpresa tras ver que se le ofrecía una pieza para ser capturada sin mayor oposición.

Las torres también han dado alegrías en esta segunda parte del campeonato de partidas rápidas donde sí se nos permitía estar presente en la sala de juego. Tras una serie de jugadas poco medidas con pérdida de 3 peones la cara de preocupación de  Jaime era evidente, en un lance del  juego  vio el hueco  y  pudo situar dos torres  alineadas en séptima, el rival al no saber qué  hacer  con semejante amenaza dejó que el tiempo transcurriera hasta que se le cayó la bandera. Jaime no ocultaba su alegría y alivio a la salida de esta partida que en algunos momentos se volvió angustiosa.

Damos paso a los peones. Estas…no piezas, que se convierten en la más poderosa tras una dura peregrinación a lo largo del tablero con su llegada a la octava fila.

Jaime tuvo la cruz con uno de ellos, el  peón del rival en palabras de Noel se dirigía hacia su rey  “como un misil” apoyado por otras piezas y con la inestimable colaboración de un francotirador situado en a6 en forma de alfil  que impedía el enroque y el posterior alivio para el monarca. El peón  ya situado en e4, descendió a  e3 amenazando descubiertas y jaques de todos los colores. Mientras la dama de Jaime viendo desde la barrera el desastre que se avecinaba nada pudo hacer para evitar que el rival se hiciera con un valioso punto.

Samuel salió con una sonrisa de oreja a oreja tras ganar a uno de los muchos campeones autonómicos que allí se daban cita. Tras un ataque al  enroque del rival con  dama, alfil y torre salió de esa batalla con dos peones de más que se aventuraron hacia la octava fila, uno como caballero y el otro como escudero, una vez en séptima se despidieron los dos compañeros de viaje antes de que  uno de ellos se ofreciera como víctima para que el otro  se convirtiera en dama que se hizo dueña de la partida.

Estas son cuatro muestras de las de las 18 partidas que disputaron nuestros chicos, hubo más esa semana que no olvidarán como la partida a 3 min que jugaron con los GM Pepe Cuenca y David Antón tan populares para estos jóvenes ajedrecistas que se dejaron ver unos días por allí para disfrute de todos los participantes firmando autógrafos o haciéndose fotos con quien se lo pidiera.

Tampoco olvidarán los partidos de fútbol  en un rincón de la zona recreativa  del hotel en el que se veían niños de todas las autonomías jugando alrededor de un balón. Siendo compañeros de equipo los que por la mañana habían sido rivales en el tablero. Tampoco faltaron los chapuzones en la piscina para aliviar los  calores y las tensiones vividas en la sala de juego o las batallas épicas dentro del agua donde Noel salió trasquilado con un codazo que se escapó en el fragor de la lucha.

Se acordarán de la tarde en la playa del pueblo de Salobreña donde disfrutaron con un enorme castillo hinchable anclado en el mar cerca de la playa o el “buffet libre” (también de autoridad paterna que les dicta en casa lo que deben comer), donde compartían mesa, mantel y risas con sus hermanos y otros compañeros de Madrid que ya conocían de la fase de clasificación del torneo autonómico.

Momentos que nunca olvidarán, que dejan un hermoso recuerdo a nuestros dos protagonistas y que sus familias, gracias a ellos,  hemos vivido  unos días  que pondremos en el haber de las experiencias buenas.

Tras las despedidas,  deseos de buen viaje y feliz verano, entonamos  el “Pobre de mí” y como consuelo nos quedaremos con que ya falta menos para Salobreña 2020.

José Luis Movilla Serrano

Publicado el

Clasificaciones en el Torneo Local de Ajedrez 2019

En el ajedrez sabemos bien que nunca se pierde: o se gana o se aprende. Pero cuando el peón y el rey vuelven a la misma caja, después de un agotador torneo, quedan las medallas, los podios, las felicitaciones… y hoy, lunes de resaca de la última edición del Torneo Local celebrado este domingo en Getafe, corresponde dar cuenta de las clasificaciones, tanto en la categoría de Mayores como de Menores. Aquí están:

Los podios

En el Torneo de Menores (integrado por todos los chavales nacidos en 2007 y años posteriores) se impuso con 7,5 puntos el señor Jaime Rey Martínez. Segundo fue don Gonzalo Sesmero Andrés y tercero, don Víctor Martín Ramos, ambos con 7 puntos y miembros del Club de Ajedrez Getafe. Adrián Mingo Crespo y Samuel Movilla Guillamón, con 6,5 puntos, fueron cuarto y quinto, respectivamente, mientras que Aitana Blanco Barrios, con 6 puntos, quedó sexta clasificada.
Los mejores Sub10, al margen de varios de los citados (pues los premios no son acumulables), fueron Hugo Simal Balado, Hugo Bonilla Almeida y Diego Galeano Ausín, mientras que los mejores Sub8 fueron David Díez Ballaltas, Samuel Salcedo Trigo y Adrián Galeano Ausín. Por último, el mejor Sub6 fue Alberto Fernández Saban.
En el torneo de Mayores, la victoria fue para nuestro compañero de club Daniel Pérez González, con 7 puntos y mejor desempate que el segundo clasificado, nuestro también compañero Oleksandr Khudov. La tercera plaza, con 6 puntos, fue para Manuel Sacristán García. Y también con 6 puntos quedaron Luis Expósito Pérez, Óscar Bermejo Redondo y Óscar Blanco Martín, cuarto, quinto y sexto clasificados, respectivamente.
Los mejores Sub16 fueron Gabriel Orozco García, Jorge de la Cruz Martín y Rubén Enrique Durand Halicki. Y los mejores Sub14 fueron Inés Movilla Guillamón, Pablo Gordo Granados y Héctor Martín Ramos. Se da la circunstancia de que todos ellos y ella (o sea los seis citados) forman parte del Club de Ajedrez Getafe e integran el grupo de Avanzado de la Escuela de Ajedrez.
Por último, el mejor veterano del torneo (categoría de más de 55 años de edad) fue nuestro amigo José Merín Corrales. A todos ellos, nuestra más sincera enhorabuena.

Orgullo de Club

Aunque me reservo para una crónica más elaborada todo lo sentido ayer domingo en el pabellón Juan de la Cierva, a nadie le podrá ofender que se deje constancia en esta noticia del orgullo que se siente al pertenecer al Club de Ajedrez Getafe, colaborador imprescindible del Ayuntamiento en la organización de este torneo.
NOTA: En la página de Facebook de Deportes Getafe y gracias al trabajo de Carlos Amores hay subidas fotos de todos los podios.

Publicado el

Ránking inicial del Torneo Local de Getafe 2019

Todo está preparado ya para que mañana domingo, 28 de abril, a partir de las 9:00 horas, dé comienzo una nueva edición del Torneo Local de Getafe, que organiza el Ayuntamiento, a través de la Delegación de Deportes, con la colaboración de nuestro club. Será una «maravillosa fiesta del ajedrez» en nuestra ciudad y el torneo con mayor número de participantes en Getafe.
TORNEO 02Para saciar la curiosidad y favorecer la buena marcha del torneo, hacemos públicas las listas del Ránking Inicial tanto del torneo de Menores (Sub12 o nacidos en 2007 y años posteriores), como del de Mayores.
Con los últimos cambios introducidos, el Torneo de Menores contará con la participación de 131 jugadores, algunos de ellos nacidos en 2014, mientras que en el de Mayores lo harán 87 personas de ambos sexos.
El árbitro principal del encuentro será nuestro compañero Noel López, que será auxiliado por los monitores Jesús Soto, Sergio de la Rosa y Juan Carlos Ballesteros. El torneo, además, supondrá el estreno de Víctor Guerrero Villanueva como nuevo presidente del Club de Ajedrez Getafe.

¡Mañana, pues, a disfrutar!

Publicado el

Listas de inscritos al Torneo Local 2019

20190123_1000_deportes_campeonato_local_ajedrez_cartelEntramos en la cuenta atrás para la celebración del Torneo Local de Ajedrez de Getafe 2019, que organiza el Ayuntamiento con la colaboración de nuestro club, y que celebraremos este domingo, 28 de abril, a partir de las 9:00 horas en el polideportivo Juan de la Cierva.
Con el ánimo de favorecer la buena marcha del torneo, hacemos públicas las listas provisionales de inscritos, una vez unificadas las inscripciones realizadas tanto en la delegación de Deportes como a través del formulario on line diseñado por el Club de Ajedrez Getafe.
Como se sabe, el torneo cuenta con dos grupos: el de Menores (hasta 12 años y, por tanto, compuesto por jugadores y jugadoras nacidos en 2007 y años posteriores) y el de Mayores.
Las listas están ordenadas por orden alfabético de apellidos, sin tener en cuenta el Elo inicialmente.

Para cualquier reclamación o duda, los interesados pueden escribir un correo a club@ajedrezgetafe.es y la misma quedará resuelta de inmediato.

Publicado el

CRÓNICA PARA UN CRONISTA

        Decía Voltaire: “Yo, como Don Quijote, me invento pasiones solo para ejercitarme”.
IMG-20181108-WA0015
        Una de las personas que mejor se ajusta a esta positiva forma de enfocar la vida es Juan Carlos Ballesteros Cudero al que todos conocemos.
        Se da un aire al protagonista de la novela de Miguel de Cervantes si nos paramos unos segundos y le imaginamos con armadura sobre un caballo (de ajedrez por supuesto) y lanza en ristre contra todo aquello que le impida cumplir sus sueños o proyectos.
        Su reciente historia personal viene marcada por el accidente de tráfico que sufrió junto a su mujer Nieves y su hija Claudia en 2011. Tras meses de trabajo, tesón y ganas de salir adelante llegó su recuperación, que no venía en los guiones de los médicos que lo recibieron en el Hospital Nacional de Parapléjicos en Toledo.
        Después de este inesperado y sorprendente hecho, Juan Carlos podría haber aprovechado la baja laboral permanente para dedicarse a sus labores, a dar paseos por el barrio cogiendo bronce de lunes a domingo, aunque ya sabemos todos que eso no fue así. Me atrevo a decir que él quiso devolver a la vida y a la sociedad el trato dispensado por su fortuna. Hete aquí que él como el caballeresco personaje vio la
oportunidad de dedicarse a otros ejercicios y un buen día volvió a su vida el deporte-juego-ciencia llamado ajedrez.
        Se puso manos a la obra a la manera de Don Quijote, ejercitándose en pasiones propias o ajenas tales como acompañar a la chavalería que compone este club en sus partidas para dar ánimos, abrazos, consejos así como ser pañuelo que enjuga alguna lágrima. Lo hemos visto en la liga infantil, la liga regular, torneos en los que participe algún mozo o moza del Club, sin olvidar los fines de semana en las diversas categorías de los campeonatos autonómicos desde la primera hasta la última partida. Esta presencia además del bien que hace a los participantes, las familias la agradecemos muchísimo.
        Ha habido otros ejercicios más arriesgados como el de embarcar y conducir a cuatro de los miembros más jóvenes del Club a jugar la Copa de España en Benidorm un mes de diciembre de 2017 o el de animar la participación para disputar el campeonato de España en Salobreña (Granada) acompañando a otros dos chavales con sus familias en julio de 2018 , o hacer las gestiones necesarias para traer a Anatoli Karpov a Getafe y que todos nosotros pudiésemos compartir esta emoción y sueño de su adolescencia; hay más… motivar y conseguir que otro chaval fuese al Campeonato del mundo en Santiago de Compostela en noviembre de 2018, promoviendo acciones para que esto fuera posible. Otras locuras son los torneos exclusivamente femeninos en el Fender que tan buen sabor de boca dejan a las participantes; suma y sigue…
        Estos y otros proyectos suponen un sacrificio personal, familiar además de económico pues dinamizar y sacar recursos poniéndose al frente de tantas buenas ideas alrededor de los 64 escaques no es gratuito, genera desgaste, incertidumbre y seguramente algo de insomnio aunque me imagino, que nadie puede pagar la satisfacción de ir abriendo caminos que llevan a territorios en los que nadie había estado con anterioridad. Me contó en una ocasión que su hija Claudia le dijo que, a pesar de las secuelas que le dejó el accidente paradójicamente su vida había cambiado para bien, a lo que él simplemente asintió.
        Juan Carlos también tiene a su Dulcinea particular, Caissa una musa a la que recurre cada vez que habla de suerte o fortuna pero ya se sabe lo que pasa con la suerte, la encuentras si la buscas y Juan Carlos no ha dudado en acudir a muchas instituciones, entidades o personas para que el Club Ajedrez Getafe crezca y sea un referente ajedrecístico en la Comunidad de Madrid.
        Él va a decir que sin la ayuda, colaboración, complicidad y generosidad de otros miembros del Club todas estas formas de ejercitarse no hubieran sido posibles, no le falta razón. No quiero nombrar a nadie de estos compañeros de viaje porque en mi desconocimiento de los entresijos de estas y otras maravillosas peripecias, me dejaría a alguien en el tintero y no sería justo, a fin de cuentas, todos ponemos cara a los que le han acompañado en esta “legislatura”. Tampoco me arriesgo a decir quien encarnaría a Sancho, el barbero, el cura, el bachiller Sansón Carrasco, el ama de llaves o la sobrina, igualmente protagonistas y hacedores de sus proyectos, quiero remarcar que extiendo NUESTRO AGRADECIMIENTO a todos ellos.
44913584_891420587714127_5138136257435533312_o
        Desde esta crónica le deseamos que siga viendo y viviendo nuevas aventuras, nuevos territorios que explorar, que gente dispuesta a entablar feroz batalla contra gigantes, ejércitos, malandrines no le van a faltar porque ha procurado no ser imprescindible y eso también es un mérito más que aportar a este reconocimiento.